Compra de aceite en el supermercado

Algunos cocineros tienen muchas opciones cuando se trata de elegir qué aceite usar para saltear, hornear o rociar. ¿Cuál es el mejor aceite debes usar? Eso depende principalmente del tipo de cocina que estés realizando. El punto es que una de las cosas más críticas a tener en cuenta es cuando comienza a calentarse y arder.

Cuando se calienta por encima de su punto de humo, se arruina el sabor y se comprometen muchos nutrientes. También producirá moléculas peligrosas conocidas como radicales libres.

Entonces, ¿Cuál es el aceite de cocina más saludable? ¿Cuáles son los más seguros? Consultamos con dos especialistas en el arte de la cocina para determinar la mejor opción. Como resultado, la próxima vez que realices tu siguiente compra de supermercado, usa este método para seleccionar el mejor aceite.

Tipos de aceites para cocina

Oliva extra virgen 

Siempre que sea extra virgen, los expertos en nutrición y cocina coinciden en que el aceite de oliva extra virgen es uno de los aceites más versátiles y saludables para cocinar y comer. Eso significa que esta variación no está refinada y, por lo tanto, es de excelente calidad.

Debido a su proceso de elaboración, incluye una alta concentración de grasas monoinsaturadas, así como algunos ácidos grasos poliinsaturados. Varios estudios lo han relacionado con una mejor salud del corazón. Tiene un punto de humo más bajo que otros aceites, por lo que es ideal para cocinar a fuego medio y bajo. 

De igual manera, es ideal para adelgazar, puedes usar el aceite de oliva extra virgen para marinar pastas, ensaladas, saltear verduras y preparar salsas.

Aceite para cocinar

Aceite vegetal

Esta palabra se refiere a cualquier aceite derivado de las plantas. Las ventajas del aceite vegetal varían según la fuente y cómo se utiliza. La mayoría de los productos de este origen que encuentras en el supermercado, si no especifican lo contrario, son una combinación de aceites de canola, maíz, soya, cártamo, palma y girasol.

El proceso por el que pasan es el de la refinación y procesamiento, por lo que carecen no solo de sabor sino también de nutrición. Que está muy procesado. Los aceites procesados han superado su tolerancia al calor y, como resultado, se han vuelto rancios.

Algunos de estos, particularmente el aceite de palma, están relacionados con una mayor degradación de la tierra para la extracción.

Aceite de soya

Este tipo de aceite proviene de una detallada selección de semillas de soya para comenzar su proceso de elaboración. Contiene una gran cantidad de Omegas 3, 6 y 9 que favorecen la salud cardiovascular. Debido a su origen vegetal, así como el resto de productos de origen vegetal, no contiene colesterol. 

Aceite de canola

El aceite de canola se genera a partir de la planta con flores de colza. Tiene una buena cantidad de grasas monoinsaturadas, así como una buena cantidad de grasas poliinsaturadas. Esta variación contiene la menor cantidad de grasa saturada que cualquier otro de su estilo.

Tiene un alto punto de humo, lo que significa que se puede utilizar para cocinar a altas temperaturas. Como resultado, se procesa mucho, lo que resulta en menos nutrientes en general. El aceite de canola que ha sido “prensado en frío” o sin procesar está disponible, aunque puede ser difícil de localizar.