Deliciosos huevos revueltos 2

¡Unos deliciosos huevos son perfectos para comenzar el día! Este alimento juega un papel importante en la cocina, ya que se pueden servir como plato principal, como acompañamiento de otros platillos o como un ingrediente.

Procura incluir huevos en tu dieta cuando compres tus desayunos a domicilio, pues no solo son un alimento delicioso, también son nutritivos. Un solo huevo brinda hasta seis gramos de proteína y 14 nutrientes esenciales. También incluye vitaminas A, B, D y E, y es una fuente de calcio, selenio y yodo.

A continuación se muestra la preparación de huevos que se hace comúnmente para el desayuno.

1. Huevo pasado por agua

Los huevos pasados ​​por agua tienen una yema de huevo clara firme, tibia y líquida. Hierve el huevo durante unos 5 o 6 minutos.

Los huevos pasados ​​por agua se sirven en hueveras, donde la parte superior del huevo se corta con un cuchillo o cuchara y se come con una cucharadita para sacar el huevo.

2. Huevo cocido

Los huevos duros tienen una clara y una yema de huevo firmes. Hierve el huevo durante unos 10 a 15 minutos. Un huevo duro se puede servir frío o caliente y servirse a los invitados después de pelar la cáscara del huevo.

3. Deliciosos huevos revueltos

Este es un plato hecho con huevos revueltos o batidos en una sartén mientras se calientan suavemente, generalmente con sal, mantequilla y otros ingredientes variables.

Además, los huevos revueltos se pueden preparar con o sin la adición de leche. Servido con tostadas de pan, jamón cocido, tocino, champiñones tostados, etc.

Deliciosos huevos revueltos

4. Huevo frito

El huevo frito es el tipo de preparación de huevo más ordenado para el desayuno. Hay cuatro tipos de preparación de huevo frito:

1) Muy fácil: el huevo se cocina hasta que la clara esté firme y luego se da la vuelta. Recuerda que la yema debe estar suave.

2) Lado soleado hacia arriba: el huevo se cocina sin voltear hasta que esté firme y la yema esté suave.

3) Duro Frito: el huevo se cocina hasta que la clara esté firme, luego pincha la yema, dale la vuelta al huevo y cocina hasta que tanto la clara como la yema estén bien cocidas o la yema aún esté blanda.

4) Rociado: el huevo se cocina sin voltear y la yema se rocía con grasa caliente o mantequilla y se cubre la sartén para que se cocine al vapor un poco. La yema de huevo se blanquea ligeramente y la clara se fija firmemente. La yema se calienta completamente.

5. Omelettes

Los omelettes son muy populares para el desayuno y también se sirven en otros momentos del día. Se pueden servir solos o con diferentes guarniciones como jamón, queso, cebolla, tomate, salchichas, etc. Las combinaciones son interminables.

Independientemente del tipo de omelette que se prepare, el método sigue siendo el mismo. Todos los huevos se baten en un tazón aparte o comienzan como lo harías con los huevos revueltos en una sartén, pero a medida que el huevo se asienta, deja de revolver y agita la sartén para que se asiente. Cuando los huevos estén blandos o en una etapa líquida, agrega los ingredientes y luego dobla o enrolla, según la técnica utilizada.

6. Deliciosos huevos escalfados

Los huevos escalfados son difíciles de preparar ya que mantener la forma del huevo en el proceso de cocción es difícil. Cuanto más frescos estén los huevos, más fácil será preparar los huevos escalfados.

Se preparan hirviendo una cantidad suficiente de agua en una olla, se añade una pequeña cantidad de sal y vinagre, ya que esto ayudará a sujetar la clara alrededor de la yema.

Después de que el agua esté hervida, ponla a fuego lento y rompe los huevos en un plato, luego deslízalos al agua hirviendo. Cocina el huevo hasta alcanzar el grado deseado de cocción y retíralo con cuidado del agua con una espumadera.

7. Deliciosos huevos fruncidos

Los huevos fruncidos se preparan en platos especiales o sartenes de metal en una variedad de tamaños. Prepáralo untando mantequilla al sartén, luego colócalo sobre una estufa caliente. Desliza cuando la mantequilla comience a dorarse. Finalmente, termina el huevo en un horno caliente hasta que la clara de huevo esté firme y la yema aún esté líquida.

Los huevos se consideran un ingrediente principal en la mayoría de las preparaciones culinarias. También proporcionan humedad, riqueza, textura y estructura a los platillos. Comparte con tus amigos si esta información fue de tu agrado.

También te puede interesar: Alimentos orgánicos: lo que necesita saber